Entradas populares

miércoles, 4 de mayo de 2016

"Aloha" Mejor conocida como La Florida (Atequiza)

"Aloha" Mejor conocida como La Florida (Atequiza)
.
“La finca de ‘La Florida’,
vieja matrona en olvido,
se adueña de los silencios
que vienen por sus caminos
escoltados de nogales
y granados florecidos.”
Pbro. Alberto Contreras G.
.
Resulta indispensable para entender la historia de esta hermosa casa, un relato que afortunadamente plasmó la señora Guadalupe Gallardo – quien era prima de la familia 2 – en 1961, en el libro titulado “El Umbral Ajeno” donde explica el origen de esta casa y su nombre original, que no era “La Florida” sino “Aloha”, título que quedó grabado en cantera en su parte más alta, pero que dejo de ser popular en cuanto sus primeros dueños se fueron. Dice el relato:
.
“Joaquín Cuesta Gallardo se había casado con Toña Moreno; vivían, en los años a que me refiero, en la calle de San Francisco [hoy 16 de Septiembre--Alcalde en Guadalajara]; formaban ambos una buena pareja: Joaquín era de una notoria arrogancia varonil y era además, dueño por herencia de Atequiza, de la que se reservó en la venta general, algunos terrenos, donde levantó una bellísima casa de campo, con muchísimos detalles originales que la caracterizaban, asemejándola a esas casonas grandiosas que levantan en las maravillosas campiñas de Francia. La habitaron recién casados, pero vivieron en ella relativamente poco tiempo. Coronaban sus iniciales los alféizares de los pórticos de labrada cantera. SE LLAMABA AQUEL DELICIOSO LUGAR “ALOA” que al fin Joaquín vendió con su parque palaciego, con sus grandes avenidas de árboles y setos de rosas, juntamente con todos los terrenos que formaban la propiedad” 3
.
De lo anterior podemos inferir que:
.
1. La finca originalmente, repito, se llamó ALOHA, no LA FLORIDA
.
2. A pesar de que harto se especula sobre el origen sentimental de esta construcción y de entre los mitos que existen y que son vox populi, cuenta aquel que “fue un obsequio del entonces presidente de la república, Don Porfirio Díaz a una de las muchachas de los Cuesta Gallardo” 4 Puedo decir que esto es presumiblemente falso.
.
3. “Aloha” la construyo Joaquín Cuesta Gallardo para su esposa Antonia Moreno (hija de don Diego Moreno, dueño de La Guaracha en Michoacán)
.
4. “Aloha” o “La Florida” tiene menor edad que el teatro, que concluyó en 1886, a siete años de que se formara la familia; Joaquín y Toña se casaron en enero de 1900. Por lo tanto, esta finca nació con el siglo XX.
.
La Florida entonces, vino “a ser como el casco moderno de la hacienda. Es una mansión […] con tres calzadas de acceso, por la central se tendía una vía férrea para hacer llegar el vagón presidencial de Don Porfirio Díaz entre cipreses, limoneros, membrillos y majestuosas palmeras; en su entrada principal se encuentra una amplia escalinata semicircular; […] Dentro del soberbio edificio era posible observar murales y pinturas que según algunos conocedores fueron obra de Murillo; grandes espejos franceses fueron opacados por el paso del tiempo y por los avatares de su último destino: convertirse en bodega de una empresa industrial (el complejo industrial Cyanamid de México, S. A, de C. V.)” 5
.
Es muy probable que la construcción y diseño de La Florida haya sido lograda por el distinguido arquitecto don Guillermo de Alba, debido a que él mismo – quien ideara grandes villas en Chapala, entre ellas el Gran Hotel Arzapalo y aún más edificios en Guadalajara – ya había satisfecho las necesidades arquitectónicas de la familia Cuesta Gallardo con la Casa de los Abanicos en la perla tapatía edificada para Victoria, una compañera del poderoso Manuel Cuesta Gallardo. Entre otras reconocidas podemos citar la del Manglar, donde Porfirio Díaz se retiraba en los días santos. 6
.
Lauro G. Caloca no solo vivió en esta casa desde incios de los años treinta, sino que aquí se inspiro para escribir sus libros, sin contar las visita de grandes protagonistas del acontecer político nacional tales como Lázaro Cárdenas, el Ing. Pascual Ortíz Rubio; uno de sus amigos, el Dr. Jesús Figueroa Torres, que publica dentro de su libro Caloca, el Cuentista Parlamentario. Una descripción de “La Florida” por otro amigo de Caloca, llamado Jesús B. González “Buffalmaco” el cual decía:
.
“En la Florida […] vive Caloca en una casa que es un asilo de ahijados, sobrinos y macetas, escribe libros, escucha el radio y se entiende en subir y bajar una incomoda escalera de caracol que lleva a un kiosco en donde duerme su perro ‘el topillo’ y chiflan atropelladamante unos cuantos canarios que lo conocen mejor aún que los compañeros de Cámara.” 8
.
Así registra su imagen Reflejos de Atequiza en 1964:
.
“[…] He aquí La Florida con su gran terraza, de señorial aspecto […] en cuyas piedras la pátina del tiempo ha escrito su historia a través de los años… el salón central con sus cuadros que nos hablan de quietud, de vida campestre, y de paisajes quizá extranjeros… luego el salón que se cree fue biblioteca, donde aún se ven preciosos decorados a fuego… las puertas, en cuyos dinteles se pueden apreciar entrelazadas las iniciales de los Cuesta Gallardo: […] la tétrica escalera de caracol que conduce a la planta alta y que nos recuerda con voces de murmullo las ancestrales leyendas del ‘catrín de La Florida’; las enormes huertas en plena madurez, donde florecen y se entremezclan los membrillos, guayabos, nogales, naranjos, perales, limones, granados y otros frutales más, amén de gran cantidad de plantas ornamentales como palmas, paraísos, araucarias, hules, tabachines y fresnos, etc.” 9
.
“La arquitectura de esta finca es estilo ecléctico, bien logrado, presenta entre otras cosas de valor artístico unas piezas de cantería gravadas con letras góticas […] las cuales se localizan en la parte central superior de los marcos y puertas de la casa. La portada mira al norte y se llega al vestíbulo a través de una escalinata que termina donde inicia una balastrada. De esta parte una columna que asciende hasta la bóveda en forma semicircular siendo la parte central más saliente que las laterales, en la cúspide se aprecia una semiesfera con tazones a los lados. Las vigas de la techadumbre fueron traídas de Bélgica y el ladrillo del piso de Francia (ladrillo de barro cocido en piezas de 50 x 50 cm aprox.) presenta la particularidad de carácter urbanístico de que las calles que convergen en la casa, llegan en forma radial, alternadas con zonas jardinadas y arboladas” 10
.
__________
1 Foto más antigua que se conozca de esta casa. Aún carece de domo; en ella observamos a dos personas entre los surcos que se convertirían en los naranjos que en fotos posteriores se exhiben. Se calcula fecha en 1900, por que fue Joaquín Cuesta Gallardo quien hizo la casa como presente a su esposa Antonia Moreno, con la que se casó en enero de ese año.
2 Francisco Rivero-Lake, nieto de Aurora Cuesta Gallardo. Plática en octubre de 2002, Atequiza, Jal.
3 Guadalupe Gallardo. El Umbral Ajeno. Demis, Guadalajara 1961, p. 170
4 Ramón García. Datos Históricos de Atequiza. Vicaría de Atequiza, s. f., p. 2
5 Francisco Rojas Arias. Atequiza. Unas Breves Notas Para Su Historia. Atequiza, Marzo 9 de 1996, p. 4
6 Arquitecto Guillermo de Alba, Agata/Fotoglobo. Guadalajara, 2002. passim
7 La razón por la que posiblemente sea 1908, es que otras fotos de naranjas y árbol de naranja de Atequiza corresponden a esa fecha. Hay pinturas adornando la fachada haciendo juego con las que actualmente están deteriorándose dentro del salón principal.
8 J. Jesús Figueroa Torres. Caloca. El Cuentista Parlamentario. Costa—Amic Editor, México, DF 1965, p. 165
9 Reflejos de Atequiza. Número 1, Cyanamid de México, Atequiza, Jal. Agosto 1964. (col. de Don Antonio Sotelo), p. 4
10 Análisis de Sales de la Casa de La Florida. s. n., s. l., s. f., p. 4
.
.
Fotografía de la Florida en plenitud, aproximadamente 1908. Fotografía de Charles B. Waite o Winfield Scott.
.
Vemos ya sus naranjales dando fruto.
.
Tomada de Coordinación Nacional de Monumentos Históricos. “Estado de Jalisco. Ciudades y Pueblos”: Álbum No. 16, Tomo 4 “A-29 La Florida. Atequiza” [autores probables Waite ó Winfield Scott]